La llegada de Flor y Carlos


La llegada de Flor y Carlos 


En 1 de abril  Flor y Carlos han comenzado a vivir en Suerte de Tierra. Una pareja joven con mucho interés por la naturaleza y con fuerzas para afrontar esta etapa de trabajo, aprendizaje, y  desde ya disfrute, que ofrece la experiencia de vivir y trabajar en la Granja.

Ilusión y fuerzas no le faltan, desde hace 1 semana que están allí no han parado de trabajar para empezar a acondicionar todo aquello que después de una desafortunada parada, estaba de aquella manera.

Desde la Fundación la idea sigue siendo la misma para este proyecto maravilloso, ofrecer un espacio productivo basado en al biodiversidad, un lugar para que personas jóvenes conozcan que es el campo e ir formando futuros granjeros para este Siglo y para atender los nuevos retos climáticos.

Ahora la palabra es de ellos…

Carlos

Soy Carlos, nací en Málaga y hasta los 7 años viví en pleno centro, rodeado de edificios y coches, como cualquier niño de ciudad.Poco después me mudé a Marbella con mi familia y pasé a estar más en contacto con el campo. Durante unos años estuvimos parando en una finca de Monda los fines de semana, donde pasaba horas buscando bichos.Por otro lado, el nuevo colegio al que fui a parar se situaba en la Mairena, cerca de ésta misma Suerte de Tierra. Tuve la suerte de estar siempre rodeado de suelo crujiente, cardos, aulagas, jaras, alcornoques, montando cabañas y jugando en el bosque con mis compañeros.

Con 18 años me volví a la ciudad para estudiar biología. Allí conocí a Flor, mi compañera, con la que compartí desde el primer momento el amor por la fauna, flora y el sueño de vivir del campo algún día.

Flor

Soy Flor y desde Buenos Aires llegué con cinco años a Málaga, concretamente a Chilches. Viví con mi familia en una finca durante seis años, donde fui muy feliz criando gallinas, recogiendo aguacates y dándome paseos con mi hermano por las viñas. Hasta ese momento duró mi contacto con un estilo de vida rodeado de naturaleza ya que nos tuvimos que mudar a la ciudad. Con los años, las ganas de volver rodearme de campo iban aumentando. Con el tiempo me fui dando cuenta de la importancia que tiene el estar en contacto con los bosques, las flores, los animales, etc. Y observé la diferencia que suponía vivir entre ruido y cemento. Siempre tuve curiosidad sobre el funcionamiento de los seres vivos asi que decidí ampliar mis conocimientos en Biología en la Universidad de Málaga, donde me queda nada para acabar el grado y donde conocí a Carlos. Nuestros mismos intereses nos guiaron a percibir un estilo de vida relacionado con la naturaleza y que nos ofrecería cosas más interesantes de lo que podría hacerlo la vida de la ciudad.

Corral

Habernos encontrado con esta Suerte de Tierra de la mano de Alejandro provocó un cambio repentino en el modo de vida que llevábamos en la ciudad. Pero pese al esfuerzo y sacrificio que puede suponer trabajar en el campo, la verdad es que empezamos con la ilusión de poder lograr una vida autosuficiente, como la que se propone en este proyecto. El hecho de conseguir tu propia comida, como ejemplo del estilo de vida sostenible puede llegar a ser muy recompensante. En los alrededores de la finca, con la fauna y flora mediterránea que los acompaña, se respira una paz y una tranquilidad que no se encuentran facilmente entre el barullo de la ciudad. No nos hemos podido resistir a cambiar nuestra rutina a vivir el día a día sembrando y cosechando los frutos para obtener un aprendizaje digno de fomentar.

Consideramos que los conocimientos que nos vamos a llevar de este proyecto (Suerte de Tierra) son muy importantes para nuestro crecimiento personal y lo llevaremos con nosotros para siempre. Y no solo nosotros, sino que también las personas.

Atardecer en Suerte de Tierra

Las personas que compartan estos intereses tendrán la oportunidad de aprender y participar en este proyecto.

Esperamos que nos sigáis en nuestro Blog, y que participeis tod@s en este nuevo nacer del proyecto!