¿Qué pasa en el huerto?


Qué pasa en el huerto? Es un nuevo blog que lanzamos desde la Fundación Arboretum, para aquellos que les gusta el mundo hortícola y no pueden acceder, en estos tiempos complejos, a él.

Este blog lo haremos mensualmente y en él se mostraran doce experiencias de los hortelan@s del proyecto «Eutopia».

En el mes de marzo contamos con la participación de esta nueva hortelana de la zona 1, (ademas de compañera del equipo): Angela.

Para conocer más, te dejamos con temas claves de la entrevista hecha entre Ángela (AL) y Alejandro (AO);

AO→Hola Angela, buenos días. ¿Desde cuando eres hortelana?

AL→ Desde finales de septiembre de 2020.

AO→Veo por tu acento que no eres española, verdad?

AL→ No, soy de Escocia, pero llevo 5 años aquí en Marbella.

AO→¿Y en Escocia tenías huerto?

AL→ No, no…es mi primer huerto. Bueno, durante el confinamiento empecé a experimentar con sembrar semillas en macetas en mi terraza. Ya tenía algunas semillas, de lechuga y rabanitos, y un poco de abono – es simplemente que nunca había tenido el tiempo antes y, claro, con el confinamiento de repente tenía tiempo. Y funcionó hasta cierto punto, y quería seguir y profundizar esa experiencia con un huerto en Arboretum, que comparto con un amigo, Christopher.

AO→¿Y en pocas palabras, cómo vives la experiencia del huerto, para ti, es mucho trabajo?

AL→ Depende de la época, o del tiempo que hace. En septiembre/octubre, sí, era mucho trabajo para preparar el huerto, quitar la hierba, echar estiércol y preparar los bancales para plantar. Pero una vez todo plantado, es menos trabajo. Y durante el invierno, esos días de navidades con el frío y la lluvia, no me gustaba tanto estar aquí. Pero aprendí mucho con las heladas, que son algo muy raro en Marbella, porque murieron varias plantas que no eran de temporada, como tomates, berenjenas, albahaca, y ahora sabemos qué plantas aguantan el frío, o el hielo, y cuáles no. La lechuga por ejemplo aguantó muy bien. En general lo estoy pasando muy bien, teniendo este contacto con la tierra que nunca he tenido antes.

AO→Qué es la raíz de esta decisión de acercarte a un huerto?

AL→ Fue tener menos impacto en el mundo donde vivo, porque la comida que estaba comprando, bueno, primero estaba envuelto de plástico, pero también la traen desde otros países, a veces de muy lejos. Y no tiene sentido si nosotros podemos cultivar verduras aquí, con el clima que tenemos. Así que, era para vivir con una huella de carbono, bueno, una huella ecológica más pequeña.

AO→Para los que no conocen mucho de este tema, aclaramos que una huella de carbono es la cantidad de contaminación de carbono que produce el transporte, básicamente. Que si estamos tomando una lechuga de México, pues eso tiene mucha huella, y ahí no la tenemos. Y una pregunta ¿hay alguna diferencia realmente, entre esa lechuga que cultivas tú y la venía desde México, o de Almería?

AL→ Claro, que es mucho más fresca, y también hay una satisfacción que sientes, que tu lo has visto crecer desde una semilla o una plantita. Y sabe mucho mejor, y cuando tengo invitados a casa me lo dicen también, que es más crujiente. Y al nivel de nutrientes, cuando es más fresco es mejor para la salud.

AO→ Y estamos aquí en un lugar con 82 huertos…¿te permite conocer a gente, te ayudan, o te sientes muy sola?

AO→ Y estamos aquí en un lugar con 82 huertos…¿te permite conocer a gente, te ayudan, o te sientes muy sola?

AL→ No, bueno, primero comparto el huerto con un amigo, que también es principiante, así que estamos aprendiendo juntos, que es muy bonito. Y a veces traigo a mis hijos para ayudarme, para que aprendan y puedan pasar tiempo conmigo. Y es muy agradable conocer a otros hortelanos, y hablar con ellos un rato, y te enseñan cosas, los con más experiencia. Nuestro vecino sabe mucho, y siempre nos está dando consejos. Y yo veo como todo en su huerto crece mejor que en el nuestro, y quiero aprender cómo mejorar.

AO→ ¿Y qué diferencia hay entre un huerto ecológico y un huerto no ecológico, qué cosas se tienen en cuenta?

AL→ Lo que es importante es que no usamos pesticidas ni fertilizantes químicos o artificiales. Porque los humanos han estado cultivando verduras durante miles de años sin químicos, respetando la naturaleza y siguiendo los ciclos, los sistemas que ya existen. Los ecosistemas de insectos, de bichos, de bacterias que existen en el suelo, que con químicos se matan y destruyen el proceso natural.

AO→ Y cuéntanos un poco sobre tu primera temporada, éxitos, fallos…

AL→ Bueno, las lechugas han sido un éxito, al nivel visual también, eran preciosas con colores y hojas distintas. Las acelgas, los colirrábanos, los pak choi y los guisantes salieron bastante bien también. Para comer, de verduras de invierno, me gustan más los puerros y la cebolla, pero no han crecido muy bien en nuestro huerto. Los coliflores tampoco. Las remolachas parecían crecer muy bien, pero al momento de cosechar nos dimos cuenta de que habíamos plantado 4 o 5 plantitas juntas en cada agujero, y no tenían espacio para crecer – se han quedado pequeñitos. Pero bueno, así aprendemos de nuestros errores y seguimos adelante a la temporada de verano, que estamos preparando ahora (en febrero/marzo).

AO→ ¿Y si todo funcionaría bien, te quedas con el huerto o la idea es aprender y pasar a otra estancia?

AL→ No. Me gustaría seguir. Lo que realmente me gustaría es poder pasar mucho más tiempo aquí. Es verdad que este año, estoy con un montón de cosas, incluido el trabajo y los niños, y no he dedicado el tiempo adecuado al huerto. Pero eso espero ir cambiando, porque es un placer estar aquí para mí.

Como «una imagen vale más que mil palabras» te dejamos ver su experiencia en el proyecto, para que te sientas en el huerto.

¡Si te ha gustado este contenido, compártelo y coméntanos!